Historia

Dos hermanos emprendedores

Jesús y Alberto (por orden de antigüedad). Alberto y Jesús (por orden alfabético). Tanto monta. Son dos hermanos. Son dos emprendedores. Y comparten la pasión por la tecnología. Juntos, y desde finales del siglo pasado (como suena esto…) han puesto en marcha Circular Universe, un ecosistema de empresas tecnológicas con raíz en La Rioja (local) y crecimiento mundial, universal (global).

1969

Nace Jesús Hijazo en Logroño

1971

Nace Alberto Hijazo en Logroño

1983

Jesús y Alberto, unos críos, empiezan a ayudar a su padre a programar una base de datos de la librería familiar con un Spectrum

1992-1995

Ambos terminan sus estudios: Químia Física Cuántica e Ingeniería de Telecomunicaciones

1996

Jesús pone en marcha el Bretón el primer cibercafé de la ciudad

1997

Jesús es fichado para Canal-Auto, iniciativa innovadora a la que luego se sumaría Alberto

1998

Jesús funda Knet junto a los tres socios de Éniac

2003

Alberto se incorpora a Knet

2008

Once trabajadores de Knet se incorporan al accionariado

2011

Jesús se convierte en CEO de Knet&Éniac

2014

Nace Hijazo como Sociedad patrimonial de las acciones de Jesús y Alberto

2014

Nace IR Soluciones, empresa innovadora de software y sistemas

2014

Nace Spairal, vendor portal

2015

Jesús y Alberto compran la parte de Éniac en Knet y la Sociedad queda íntegramente en manos de estos directivos y su equipo

2015

Nace CR Energía, compañía spin-off de Knet, de la que años después se desprenderían

2017

Nace Vecoen, actualmente distribuidor de Knet

2021

Nace Solverkey Iberia, como filial de Solverkey USA.

Titulo

Además de la pasión por la tecnología, a Jesús y Alberto Hijazo les une el espíritu emprendedor y la vocación de servicio, entendido por cómo sus empresas coexisten con la sociedad. Esto les viene de familia. Sus padres tenían una librería en Logroño, de referencia, con su apellido en el rótulo: Hijazo. Y su padre, como ellos, era un visionario: ya en 1983, con los equipos de la época construyó una base de datos digital para su negocio (¿es casualidad que el Spectrum, el ordenador con el que la creó tenga su fecha de nacimiento un 23 de abril, Día del Libro, de solo un año antes?). Jesús y Alberto, aún unos críos le ayudaron a programarla. El gusanillo de la tecnología estaba ya haciendo de las suyas y unos años después les llevó a ambos a optar por carreras de Ciencias en la Universidad. Jesús optó por Químicas. Cursó los dos primeros años en Logroño y los tres últimos en Barcelona ya inclinándose hacia la Física, y más específicamente a la Dinámica Cuántica, una disciplina floreciente y fundamental en todo lo que significa computación, y hacia donde orientó su Doctorado. Muy de cerca, con los dos años de retraso a los que llegó más tarde a la vida, Alberto se inclinó por la Ingeniería de Telecomunicaciones. Ambos se reencontraron en Barcelona y no fueron los únicos. Esos años la ciudad condal era un hervidero de talento y allí coincidieron un grupo de estudiantes riojanos (telecos, informáticos…) y amigos que luego tendrían un papel destacado en el desarrollo del sector TIC en La Rioja: Carlos Prieto, Enrique Medrano, Roberto Bartolomé, Carlos Arnáez (desde hace años en el equipo de IR Soluciones)…

Y Jesús terminó la carrera y se centró en su Doctorado y en la investigación pura y dura. Entonces, los grandes centros de computación del mundo concedían becas en forma de horas de CPU: te permitían acceder virtualmente a sus computadoras e investigar. Mientras, Alberto terminaba sus estudios y realizaba su trabajo fin de carrera sobre el cálculo de ingeniería de antenas fractales, algo que ha tenido su desarrollo empresarial hasta el punto de que hoy Fractus es una valorada empresa tecnológica.

En este punto de su trayectoria se produce un hecho que cambia para siempre la vida de Jesús… y también la de Alberto. Jesús viaja becado a Minneapolis y descubre que lo que verdaderamente le gusta es el mundo empresarial. Tras 4 años de investigación y varios papers publicados, decide no defender su tesis, prácticamente concluida y concentrarse en lo que iba a marcar su vida, el emprendimiento. Tenía más energía que nunca pero había perdido el interés por la investigación teórica.

De vuelta en casa, en Logroño, Jesús se entera de que el Café Bretón está planteando crear un cibercafé, pionero en la ciudad (el primero se había abierto en Londres un par de años antes) y se presenta a Colo, hostelero emprendedor y alma del Bretón. Recibe el encargo, se compra y devora un libro, y al día siguiente monta el cibercafé, que le pone en el escaparate para todo el mundo.

Sus futuros socios de Éniac, entonces empresa líder en la región en software, se sorprenden de que alguien distinto a ellos haya montado algo así. Ya han puesto a Jesús en su foco. Pero, José Luis Riaño, empresario de la automoción y visionario de la tecnología, les adelanta por la derecha y lo ficha para migrar a internet Canal-Auto, un sitio de intercambio de piezas de recambio entre concesionarios.

Jesús, que ha convencido a Riaño para incorporar a Alberto a esta empresa boutique, aborda la supervisión del desarrollo de la migración de Canal Auto a internet que realiza Éniac. Jesús ata en corto a Éniac. La empresa de software descubre que tiene en el lado del cliente a una persona estricta y meticulosa, una persona con talento, y le proponen montar el Departamento de Internet de Éniac. Jesús les contrapropone que en vez de un departamento constituyan una spin-off en la que él entra como socio fundador y gerente. Ha nacido Knet. La empresa toma su nombre de dos términos en inglés: knot (nudo) y net (red).  Es el año 1998.

José Luis había sido su primer y último jefe. Para retener a Alberto, le cede una participación en Canal-Auto. Esta empresa boutique empieza a crecer y es adquirida por Terra, entonces un gigante de la tecnología, que la cambia de nombre. Alberto continúa vinculado a la compañía hasta 2003. La iniciativa fracasa por la primacía del aspecto financiero (el BBVA es el socio clave de Terra) y la falta de apuesta por un liderazgo tecnológico. Alberto se incorpora a Knet.

En un internet aún en pañales, Knet se convierte inicialmente en una empresa clave para proporcionar a las empresas acceso a la red, gestión de dominios, alojamiento, páginas web y comercio electrónico, además de prestar otros servicios de mayor valor añadido. Éniac aporta financiación, nombre y clientes. Jesús y Alberto, mano a mano se ocupan de todo el desarrollo del negocio y la ingeniería. Desde el comienzo, y hasta hoy, trabajan con Cisco como partner. Es una tecnología robusta pero difícil de aprender y a Jesús y Alberto les gustan los retos. La empresa se fue consolidando y creciendo. Fueron buenos tiempos y la empresa creció hasta contar con más de 30 personas y más de 3 millones de facturación y devolver a la sociedad parte de lo conseguido en forma de mecenazgo deportivo (patrocinador principal del Club Baloncesto Clavijo) y cultural (organización de FlamenKnet).

Durante esta etapa entre 2001 y 2007 Juan Osaba, muy vinculado a Telefónica, había entrado y salido del accionariado, aportando su gran experiencia como empresario, aun así, no se habían llegado a los objetivos esperados. Cuando Osaba abandono definitivamente la operación, Jesús, haciendo de la necesidad virtud, ofreció a sus empleados que adquiriesen parte de las acciones que habían quedado libres: 11 de ellos aceptaron la apuesta y entraron como socios. Esta operación de involucración del equipo en la Sociedad sería en el futuro la clave de la salvación de Knet cuando llegaron los momentos difíciles.

En 2011, Jesús asume también la Dirección General de Éniac pero solo durante 11 meses: entiende que él es visto como alguien externo en un equipo con una larga trayectoria juntos y que es preferible promocionar a alguien de la casa. En todo caso, ambas empresas se complementan muy bien: Éniac basa su liderazgo en el software empresarial propio e-win y Knet aporta a las empresas acceso y presencia en internet.

Llega entonces la crisis de 2008 y pilla a Éniac con un nivel de endeudamiento muy alto. La empresa empieza a no poder atender compromisos con proveedores (Knet es uno de los importantes). Éniac entra en concurso de acreedores y coloca en 2013 a Knet al borde de la ruina. Jesús recuerda como anécdota que llegó a tener que sacar 300 euros del cajero e ingresarlos en ventanilla para poder afrontar las nóminas de un mes.

Pero entonces, Jesús, como habría hecho 5 años antes al incorporar a sus trabajadores a la Sociedad, les plantea un segundo reto: les propone realizar un préstamo a la empresa al 6% de interés (entonces los bancos retribuían los depósitos al 4% y prestaban al 8%). Si todo salía bien, los trabajadores ganaban dos puntos de interés y la empresa se ahorraba otros dos puntos de lo que le hubiese costado endeudarse en el mercado financiero, donde además Knet, arrastrada por Éniac, no gozaba del mejor crédito. Jesús se había sacado otro conejo de la chistera y los trabajadores jugaron fuerte: se jugaban sus puestos y su dinero. Participaron una decena de trabajadores y entre todos pusieron sobre el tapete en cinco días 50.000 euros, que serían determinantes para reflotar la compañía y que demostraban la apuesta del equipo por la empresa. Jesús y Alberto se echaron entonces la manta a la cabeza y compraron la parte que Éniac tenía en Knet.

A partir de este momento, se empieza a ver la luz al final del túnel y comienza a formarse el ecosistema empresarial que hoy es Circular Universe. En 2014 se constituye Hijazo Servicios Empresariales como la Sociedad patrimonial de Jesús y Alberto para gestionar su participación en Knet y en las futuras compañías que surgirían. Ese mismo año, Alberto funda IR Soluciones, como empresa de ingeniería e innovación, con Jesús como socio pero centrado en el día a día de Knet. IR Soluciones, especializada en software y sistemas (voz y datos) incorpora como socio minoritario a Vicarli, cliente y amigo de los Hijazo. La compañía desarrolla proyectos gigantescos: ha montado y mantiene la plataforma de gestión logística de todos los parques eólicos y fotovoltaicos de Acciona en el mundo, con más de 600 almacenes intermedios, ha realizado proyectos para Siemens-Gamesa, Garnica, Starglass, Standard Profil, Argraf, Vivanco…

También en 2014 fundan Spairal junto a otro socio. Es una plataforma de gestión de transacciones comerciales que alcanza pronto una facturación de medio millón de euros y con una plataforma que alberga a más de 400 empresas de todos los tamaños con firmas tan conocidas como Serunión, Áreas, La Sirena, Danone, Campofrío, Argal, Central Lechera Asturiana, Juver, Borges…

Knet continúa, entretanto, su crecimiento y se abre a la comercialización de la energía hasta el punto de llegar a crear una compañía (CR Energía) de la que años después se desprenderían.

En 2017 fundan Vecoen, inicialmente como empresa de tecnología de valorización de los residuos plásticos, junto a socios de Barcelona. Pero estos socios tenían que aportar una tecnología industrial que, finalmente, no funcionó. Tras 12 meses montando el business plan y consiguiendo la financiación el proyecto entra en vía muerta. Sin embargo, la Sociedad iba a tener una segunda vida: Hijazo adquiere Vecoen, que se convierte en distribuidor de Knet.

En 2021 constituyen Solverkey Iberia como filial de Solverkey USA y como empresa pura de internet que coge el testigo de los servicios de IT paquetizados en la nube que estaba ofreciendo Vecoen, Sociedad que queda ya exclusivamente como distribuidor de Knet. De este modo, IR asume los proyectos de más envergadura, con su data center en Madrid, mientras que Solverkey aborda proyectos de menor dimensión y siempre en la nube.

Durante todos estos años, siempre han estado muy ligados a la sociedad riojana dentro de su ámbito, especialmente Jesús, que ha presidido Aertic, la asociación de empresas TIC de La Rioja, ha sido miembro del Consejo Riojano de I+D+i y partició en la Comisión de creación del plan de estudios del nuevo grado de Ingeniería Informática de la Universidad de La Rioja.

Estas cinco empresas (Hijazo, IR, Spairal, Vecoen y Solverkey) constituyen hoy la comunidad empresarial Circular Universe. Pero, además, Circular Universe nace con el propósito de ser la primera iniciativa privada riojana destinada a apoyar a nuevos empresarios en el lanzamiento de sus proyectos al mercado, acompañándolos en las etapas iniciales de su negocio, mediante tres palancas: Circular Hub (el lugar donde emprender), Circular Foundation (para becar la formación y promover la experiencia) y Circular Seed Capital (para invertir en proyectos empresariales).